Por Leandro Carvajal y Raúl Meléndez

Una figura en franco ascenso en el básquetbol escolar es Catalina Valenzuela. Piensa en grande: Su pasado como alumna del Colegio Sagrados Corazones Alameda destaca su vida, ahora ligada al colegio del élite deportivo CEDAR.
La también jugadora U18 del club Boston College trata de llevar su rutina de la mejor forma, pese a que la cuarentena se lo ha hecho difícil.

La cuarentena me ha afectado bastante. Antes yo ponía la alarma a las 8AM y me levantaba de inmediato, para ir a entrenar. Pero ahora me demoro mucho en hacerlo, pero igual trato de no faltar ningún entrenamiento. También es problema no tener los elementos ni el espacio en la casa. Pero bueno, a veces Dios le pone los obstáculos a los mejores guerreros, así que hay que adecuarse a los inconvenientes y seguir adelante, afirma la deportista a Deportivo Escolar.

Catalina se define como una enamorada del básquetbol desde pequeña, una herencia familiar. “Yo empecé en el colegio Alicante, donde mis papás eran los profesores, y luego en el Club Boston College, donde mi mamá jugaba profesionalmente”, señala. Ese cariño por el deporte cestero está garantizado. “Creo que el basket es inigualable porque tiene una energía distinta a otras disciplinas”, señala. “Necesitas ganas, perseverancia y que te guste, si no es así, no vas a durar”.

La promisoria carrera de Catalina Valenzuela se remarca con un logro pocas veces visto en el deporte juvenil. “Cuando era chica, mi primer logro fue ganando varios campeonatos. Pero el más significativo fue ganar el Sudamericano Escolar en Colombia” afirma la ex-conductora de Sagrados Corazones. El elenco nacional ha sido el único que ha conquistado el oro en un sudamericano colegial en un deporte colectivo.

El talento está garantizado en Catalina, pero la llave para su desempeño está en el entrenamiento. “A todas las personas que juegan y entrenan van a destacar en su deporte. En mi caso, lo único que hago es entrenar, entrenar y entrenar y así es como destaco”.
Actualmente, trata de llevar el ritmo en el trabajo físico y deportivo en casa y con la ayuda de sus padres, que como entrenadores y jugadores de básquetbol, conocen las exigencias para no perder rutina durante estas épocas de pandemia. “Mis papás son entrenadores y me exigen para ser mejor, me ayudan a irme motivando, seguir mejorando, y eso es lo que quiero”.

Más de Catalina Valenzuela lo sabrás en la primera edición de Deportivo Escolar, el noticiero de tu colegio en TV. Muy pronto, en la pantalla del CDO.

La inspiración va también por sus héroes personales. “Melissa Gretel, Facundo Campazzo, ambos bases en cada una de las selecciones absolutas de Argentina. Otro es Luka Doncic… y sobre todo, mis papás, que me inspiran en todo lo que hago”.

Pese a tener 16 años, Catalina no sólo ha alcanzado la madurez como deportista, destacándose sobre deportistas de su edad, si no también comienza a pensar en su futuro profesional. “Yo quisiera dedicarme a ser basquetbolista profesional. Acá en Chile no se puede, tienes que ir a Argentina o Estados Unidos para mantenerte”.

“En el futuro, siempre ligada al básquetbol, me encantaría dedicarme a esto y jugar forever. Pero si me lesiono, y sale algo inesperado, debo tener un respaldo. Me gustaría ser doctora, tal vez cirujana. También me gusta mucho la nutrición, por el momento estoy algo indecisa sobre la especialidad”, afirma la basquetbolista.