La Copa Universidad Católica ha sufrido, junto con variados campeonatos, las vicisitudes causadas por los movimientos sociales que se han producido en el país.
Tras tres semanas de suspensiones, la preocupación de profesores y organizadores para continuar el torneo ha crecido.
Este Jueves, coordinadores deportivos y directivos del área escolar UC se reunieron en las dependencias del Colegio Compañía de María para abordar este tema en reunión extraordinaria. La idea, independiente de los acontecimientos venideros, era definir qué sucedería con el torneo, que en este momento está en la mitad de su desarrollo (entrando en la séptima fecha de competencia).
De allí se barajaron tres propuestas que fueron votadas por los profesores involucrados, siempre considerando el finalizar deportivamente el evento.
De lo presentado, se determinó la continuación de la competencia mientras sea posible programar partidos, comenzando este fin de semana en adelante, hasta la semana del 14 de Diciembre próximo. Para que esto funcione, habrá flexibilidad en las programaciones y las postergaciones que se realicen a última hora, para evitar sanciones por walk over fuera de proporción.

El campeonato se jugará mientras se pueda hasta el 14 de Diciembre. Los partidos que no logren jugarse hasta esa fecha, se programarán en Marzo de 2020.

Decisión del Área Escolar C.D.U.C.


Aún así, teniendo en cuenta la posibilidad de que muchos de los torneos no alcanzarán a jugar sus finales de mantenerse el clima social actual, se dispuso que los duelos faltantes de la competencia no se jugarán más allá del 14 del mes venidero, se realizarán en Marzo de 2020.

Por tanto, dos nuevos desafíos se plantean para los organizadores del deporte UC en lo que queda del año, y probablemente en el inicio del próximo. Para ellos, el finalizar el torneo cruzado es fundamental, y las posibilidades para cerrarlo dependerán de lo que vendrá en el futuro.