Por Leandro Carvajal / Raúl Meléndez

No ha pasado mucho tiempo, y entre los integrantes del Instituto Nacional no para la alegría. Tras varias semanas de competencia, los “históricos” mostraron el enorme apoyo que tienen, ganando con claridad el primer Challenge de Deportivo Escolar.
Uno de sus principales representantes es Patricio Ancán, profesor de la rama de fútbol del Instituto y principal precursor de la voluntad de sus estudiantes para participar. “La verdad que bastante entusiasta fue la participación de la gente, y la participación de los exalumnos que nos acompañaron en esta competencia. Hay una gran identificación por nuestro colegio, y eso fue clave para ganar este Challenge”.

El valor del torneo para colegios como Nacional es claro. “Es cierto, más aún en estos tiempos difíciles, es bueno identificarse con algo. Esta competencia fue muy seguida, los chicos estaban muy entusiasmados con el torneo, le pidieron ayuda a toda persona que conocían que los ayudaran, a los amigos, a los familiares, a las pololas… estuvieron muy ocupados todas las semanas con esta actividad, nos ayudó mucho para sacarnos de encima las preocupaciones que acarrea que estamos viviendo”, responde Ancán a DE.

La intención de Nacional para ganar este Challenge no sólo iba de la mano de tratar de demostrar popularidad. Se transformó en una oportunidad para ayudar a alguien que lo necesitaba, los premios ahora están pensandos en darle una chance a esta meta. “Cada vez me asombro de la calidad humana de mis muchachos, en particular de los jóvenes que demuestran en estas circunstancias. Fue el kinesiólogo de nuestra rama, tuvo un accidente en bicicleta, lo atropelló un vehículo y tuvo una fractura muy fuerte. Los chiquillos inmediatamente pensaron en el, en hacer una rifa con los premios, y ellos fueron los principales gestores de este triunfo”, responde el profesor de la rama.
“Hay que ver y estudiar bien qué vamos a hacer con los premios, algunos estarán destinados a una rifa para ayudar a este kinesiólogo, y otros premios para otras personas que nos ayudan constantemente. Vamos a conversarlos con ellos para que decidamos correctamente cómo lo vamos a hacer”, adjunta.

Todo lo que vive la comunidad institutana, lo hace al igual que muchos escolares en tiempos de pandemia. Las cifras de contagiados crecen día a día. El mismo Patricio Ancán fue uno de los afectados.
“Soy un afortunado de estar hablando ahora. Contraje esta enfermedad, la verdad no sé dónde fue. A veces hay que salir a hacer las compras, a hacer las cosas. Y creo que en ese intertanto me pegué este bicho. Por un lado la pasé súper mal, con dolor de cuerpo, fiebre. Pero afortunadamente no tuve el problema respiratorio, que es lo más grave”, cuenta su experiencia.

“Pude con suerte, gracias a que como profesores podemos hacerlo, tener cuarentena inmediata. Y ahora me estoy recuperando. Mi cuerpo quedó bastante maltrecho, casi fue una semana completa con fiebre. Ahora estoy mejor, contento. Es una experiencia, y estoy contento de que no haya pasado a mayores”, señala con algo de alivio.

Para su fortuna, el profesor Ancán tenía las posibilidades para hacer cuarentena. “La verdad es que todo lo pasé en la casa. Todo partió con una fiebre inesperada, que no sabía por qué estaba causándose, y después me dio un dolor lumbar muy fuerte.
Días después perdi la sensación del gusto y del olfato, algo decidor para saber si uno tiene o no el virus. Afortunadamente, como mi hermana es profesional de la salud me recomendó realizar cuarentena inmediatamente. Ahora, con el pasar de los días me siento mucho mejor, me voy a hacer un chequeo pronto para ver como está la condición de mis pulmones, pero por ahora me siento bien. Decaído, pero todo bien”.

“Mi mensaje es para las familias. Trabajar el valor de la empatía, de la preocupación por el otro. Hay que reeducar a los chicos, de que se preocupen por si mismos y también por los demás. Hay muchos chicos que viven con personas en riesgo, abuelos, de tercera edad, y ellos deben pensar en ellos, no sólo en uno.
Ese es el trabajo de la familia, trabajar por la preocupación por los otros. Que tengan esa consciencia, ese es mi consejo, que trabajen ese valor”.

Patricio Ancán, Profesor Jefe de Rama de Fútbol de Instituto Nacional

Mas allá de las responsabilidades académicas y deportivas, que han entrado en un segundo plano, el profesor suma todas estas experiencias y tiene una visión sólida de la realidad en la que nos encontramos. “Tengo una opinión muy clara: a nivel nacional primaron los intereses económicos antes de los intereses de la gente. Recién después de tres meses están tratando de hacer algo. Hay bastantes culpables frente a esto. Además, se han dado cuenta que hay muchas personas viviendo en pobreza, hacinados, y es muy fácil que haya exposición a esto”.

Además, para Ancán, hay una responsabilidad también en quienes nor respetan la cuarentena no teniendo que salir o exponerse. “También hay una responsabilidad menos de los más jóvenes, que no le tienen miedo a nada, que sienten que no se van a ver afectados, pero que dejan en peligro a los más vulnerables, a lo más viejos.
Yo no me pegué esto por ir tonteando, debía salir por obligación, por mis necesidades básicas y me pasó esto. A muchos les ha pasado lo mismo, deben hacerlo. Se ve en las calles, en el metro, empujados por la necesidad. Espero que se saquen provechosas experiencias de esto, y que la gente que realmente le importe, que está en la dirección de este país tome consciencia de lo que está pasando”
, indica.