“Yo empecé el 2013, tenía 10 años. Iba a los primeros torneos Karen Gallardo. No entrenaba, porque aún era chica y no no sabía si habían clubes de atletismo. No sabía mucho del tema, competía solamente. Donde nunca me lo perdía era en el lanzamiento de pelotita.
Igual busqué en qué deporte involucrarme. Jugué kung fu, fútbol, básquetbol, vóleibol. Y hasta que llegué al momento de escoger en donde quedarme. Y el atletismo me gustaba bastante, desde que había empezado”, señala la estudiante de último año en el Colegio San Agustín de Copiapó.

Varios son los buenos momentos que ha cosechado Fabiana en el deporte, pero en su corazón queda lo sucedido a nivel internacional. “Mi primer logro fue sacar medalla en los Juegos de la Juventud trasandina (JUDEJUT), fue mi primera medalla como garrochista.

Para ser especialista en garrocha, hay que tener un temple especial. “Mi deporte es súper particular. Literalmente “saltamos con un palo” (risas). Es una garrocha, pero le dicen “palo”. Encuentro que es súper especial. Hay que estar muy, muy concentrado, necesita muchísima técnica, y sobre todo calcular correctamente para no botar la varilla que debes superar, eso es lo principal”.

Para entrenar esta disciplina necesitas un lugar específico para saltar y desarrollar los saltos. Lo que ha pasado este año ha limitado las opciones de Fabiana de ir a un estadio a entrenar. “La cuarentena me ha afectado bastante. Si ya no entrenaba en condiciones óptimas para hacer salto con garrocha acá en el norte, ahora no he podido saltar, hasta ahora, en estos momentos no. Mi entrenador me ha prestado garrochas para entrenar, me he preparado como he podido, practicando presentaciones. Con la técnica de carrera con vallitas, cosas así”.

Pese a que la etapa escolar se termina, y las dudas sobre el futuro académico siempre están presentes, Fabiana apunta alto en su desempeño futuro. “Yo planeo ser Kinesióloga, quisiera ayudar a aquellos que me han ayudado a lo largo de los años. Pero igual quiero seguir entrenando, es algo fundamental en mi vida”.

Para aquellos dudosos, que quieren incorporarse al mundo de la garrocha, el consejo de nuestra joven especialista. “Tener confianza en ti mismo, decir que te mereces esto, que estás allí por lo que te has esforzado, querer cumplir tus metas, y controlar los nervios, a veces es difícil controlar la adrenalina que uno siente”.