Saint George’s College visitó a Tabancura con la esperanza de salir ileso, en una semifinal que compartía con uno de los mejores equipos del semestre. Salió airoso, pero tuvo un desempeño al estilo del “Dr. Jekyll y Mr. Hyde”, en especial durante la segunda etapa.

En el primer lapso fue el “pingüino” quien sacó mejores pergaminos que sus rivales, pero sin ser una amenaza constante. Pelotazos de distancia fueron la principal preocupación de Cristóbal González, portero de los “dragones”, que reaccionó bien ante las arremetidas.

Tras el café cargado de los entrenadores enel segundo tiempo, el conservador andar de los elencos dio paso a la vocación ofensiva, en especial de Saint George que mostró sus mejores pasajes. Matías Vergara y Vicente Sanhueza desnudaban las falencias de los celestes y comenzaban a asegurar la clasificación.

Tanto como avanzaron sus líneas, los auriazules también mostraron liviandad defensiva, la que aprovechó Pablo Pérez para descontar con golpe de cabeza que adelantó a los defensas y al golero González. Poco pasó para que los georgianos volvieran a anotar, gracias a la oportuna presencia de Vergara que finiquitó para el 3-1 parcial.

Tabancura entendió que de nada le servía tratar de golpear la puerta del rival sin éxito, por tanto era necesario ganar desde distancia aprovechando los espacios generados por lo adelantado del rival. Fernando Parodi fue el primero en acertar con un remate arrastrado y cruzado, con cierta complicidad del guardameta. Sobre el final, en los descuentos, Joaquín Monckeberg se convirtió en héroe y emparejó el encuentro, aprovechando que Saint George no salía del K.O. del anterior descuento, con el cansancio imperante.

En los penales cambió el panorama, y pese a que los celestes aparecían con el ánimo levantado para ir por la definición, su falta de precisión les jugó una mala pasada. Distinto en el caso de los amarillos, que anotaron para el 4-2 con el que aseguraron su presencia en la gran final.

Jugamos muy bien primer tiempo, manejamos muy bien la pelota, pero cometimos errores y en una semifinal eso se paga caro. Con todo en un nuevo torneo, primero ojalá salir terceros” comentó Clemente Baeza, volante de los locales.

Nada, en el principio estábamos todos muy nerviosos. En el segundo salimos mejor, tuvimos grandes jugadas, y ahora llegamos a la gran final. Vamos con todo por eso”, señaló Vicente Sanhueza, mediocampista de los georgianos.