Por Leandro Carvajal y Raúl Meléndez

El mundo continúa en emergencia por la pandemia del COVID-19 y las realidades de todos se han visto afectadas. Para los deportistas de élite también ha sido un camino distinto, especialmente por los que han dejado sus esperanzas de mejores marcas. La record nacional U16 de salto con garrocha Javiera Contreras ha sufrido esos inconvenientes, en lo personal y en lo deportivo.

“Honestamente, la pandemia no me ha sido fácil. Soy una persona muy sensible, todo lo que siento lo siento profundamente, me gusta entender las cosas, el porqué pasan, poder tener mi entorno siempre bajo control. Lo de la Pandemia se escapa y eso me angustia muchísimo”.

¿Te ha afectado todo lo que ha pasado con la pandemia?
Trato de no ver las cifras. No es que quiera ser indiferente, pero en este caso trato de verlo como algo para cuidarme y así hacerlo más llevadero. Lo he visto también como una oportunidad Este tiempo de sobra por la cuarentena he hecho cosas que normalmente por entrenamientos o viajes no he podido hacer. Entré a la U, me he dedicado mucho a ello. No quiero ignorar lo que ha sucedido, pues entiendo que para el mundo no ha sido para nada sencillo”.

¿Y en lo deportivo?
“En lo deportivo también ha sido difícil. Tenía planes, los cuales había trabajado mucho para iniciarlos, pero llegó la pandemia y todo eso quedó congelado. Pero, haciendo un proceso personal, calmé mis frustraciones, sabiendo que esto se escapa de todos nosotros y que, también, las prioridades son otras. Por el momento estoy agradecida, porque nadie de mi familia se ha contagiado.
Nadie en mi familia ha tenido problemas para hacer cuarentena, y esto lo entiendo como un deber dentro de mi situación de privilegio”.

Con este escenario, ¿qué cosas han cambiado al entrenar?
“He cambiado el foco del entrenamiento. Me desetresa, me gusta, pero no lo hago pensando en una meta, porque la mayor parte de esas metas quedaron en pausa (risas), campeonatos suspendidos y reprogramados.
Mi equipo de entrenamiento es seco, así que nos la hemos arreglado para hacer todo lo necesario para mantenerse en forma, trabajando en mi patio (afortunandamente tengo espacio en casa). Eso sí, me he visto afectada porque no he podido hacer salto con garrocha desde hace casi tres meses, así que me he enfocado en otras cosas para trabajar, no he perdido capacidad física y en ese sentido, por lo menos, estoy bien”.

Se nota que has tomado en serio la cuarentena, pero no todos son tan minuciosos. Algunos saliendo incluso a carretes y a convivencias…
Creo que debo opinar sobre las acciones y no sobre las personas, porque considero irresponsable hacerlo sobre gente que no conozco. En ese sentido, creo que hacer carretes y convivencias son acciones muy egoístas, de una poca empatía e inconsecuencia profunda, por eso no estoy de acuerdo.
Por otro lado, hay personas que en esta etapa han salido a la calle o a campo abierto, No estoy de acuerdo con eso, pero a la vez pienso que no hay que generalizar. Hay gente que tiene que salir por muchos motivos, que lo necesita, por ansiedad o por otras condiciones. Si has de salir y lo haces con todas las precauciones, siempre y cuando no estés en cuarentena obligatoria, no creo que sea tan condenable”.

¿Qué esperas del resto del 2020?, especialmente si se pueden disputar los próximos torneos atléticos.
“Ojalá. De volver a competir este año espero poder alcanzar mi nivel lo antes posible y tratar de alcanzar las marcas que tenía pensada este año. Sabiendo, claro, que no sé cuáles son las competencias que haya… pero, voy a centrarme en superar las marcas y así conseguir clasificaciones internacionales. siempre escuchando a mi cuerpo en cada caso”.

Hablando de marcas, hay una que dejaste en tu ex colegio, Sagrado Corazón de Apoquindo. ¿qué cosas crees que recuerdan de tu huella deportiva?
Va en la línea de “si se quiere se puede”, de no tenerle miedo a los desafíos, el empoderamiento, por ahí, de hacer equipos, la cercanía y, también, la pasión”.

Teniendo en cuenta esos valores, ¿quiénes crees te seguirán en el camino exitoso que dejaste en tu época colegial?
“El nivel escolar es muy bueno, así que se viene mucha gente de gran nivel. Hablando de mi colegio, está mi hermana Dominga Contreras -que también hace salto triple y es seca-, junto a Monica Montero, Esperanza García – que hace velocidad- o entre las más chicas Antonia Cerda.
De otros colegios está Trinidad Matte, de Nazaret, Javiera Moraga, que estudia en el colegio Nuestra Señora del Rosario”.

Al terminar, ¿cuáles son los ocnsejos que les puedes dar a los jóvenes deportistas que pasan estos días de cuarentena?
“Sobre hacer deporte en estos días en cuarentena, sé que en estos momentos es difícil y que tal vez no es primordial el pensar en este tipo de cosas. Que se motiven, que lo aprovechen. No tienen que hacer cosas complejas como skipping y pesas, pueden hacer cosas más para desestresarse como zumba o yoga, que distraigan la mente y son muy necesarios en estos tiempos. Un abrazo para todos. Aunque suene raro para los tiempos de hoy, en estos momentos, hay que estar más unidos que separados”.