Libascopar tuvo nuevas emociones en la cancha del Colegio San Ignacio El Bosque. El clásico diablo, que otra vez tuvo a las categorías más jóvenes en pugna, terminó con un triunfo para cada lado. En Mini, los del centro se quedaron con los puntos venciendo a los céntricos. La revancha la tomaron los de Pocuro en Infantil.

En la categoría Mini, San Ignacio El Bosque pudo ser mas, teniendo en cuenta que en el inicio estaban muy parejos. Con parciales de 11-10, 10-10, 02-15 y 12-8, los ignacianos visitantes vencieron por 35-43 a sus oponentes, con una gran labor de Luis Herrera y Martín Urra, máximos anotadores del compromiso. Por el lado de los locales, la voluntad de Ignacio Barceló y de Eduardo Aravena no fue suficiente para dejar los puntos en casa.

“Diría que el primer y segundo cuarto estuvo bien peleado, pero supimos manejarlo gracias a la instrucción del profesor y supimos ganarlo”, destacó el joven Martín Urra, figura del partido. Su compañero Benjamín Chilcovsky “fue un partido muy complicado en los primeros cuartos. Pero después supimos salir adelante y lograr ganar”.
En el lado perdedor, Ignacio Barceló explicó que “al principio estaba todo igualado, estuvo peleado el partido, pero unos problemas en el ataque no nos permitió sumar más puntos. Eso nos perjudicó en el partido”.

Por la categoría Infantil, los ignacianos del centro fueron los primeros animadores, gracias a la voluntad de su gran figura Cristóbal Villagra, máximo anotador del equipo. Pero la rotación y el cansancio, sumando a esto un leve golpe que no le permitió continuar en cancha cerrando el tercer cuarto, mermó las posibilidades de Alonso de Ovalle. Nuevamente Provoste y Joaquín Verdugo fueron contundentes y se alejaron del resto para favor de los locales. Parciales de 17-11, 6-5, 17-11 y 15-18 para determinar el resultado final del encuentro, 54-45 para los diablos de Providencia.

“Fue muy estresante, desde el primer cuarto ambos equipos se fueron con todo. Siempre para nosotros este es un gran clásico”, argumentó en el final Javier Infante, escolta de los albirrojos. En el otro lado, el también escolta Francisco Miranda sostuvo que “el partido fue muy peleado para los dos lados, y San Ignacio El Bosque tuvo un mejor trabajo que nosotros. No tuvo altibajos y siempre jugó regularmente”.

El resultado acercó a los diablos a la clasificación a semifinales, donde esperan confirmar rival para ir por el título en Libascopar Infantil Serie A.