Grandes esfuerzos realizó el elenco del Colegio Alemán de Santiago, representando a Chile en el primer Mundial Escolar de Vóleibol indoor organizado por la ISF. Croacia fue el sitio donde 10 representantes masculinos y 15 femeninos jugaron para dar vida a este evento.

El equipo germano luchó para ser parte de los mejores elencos, pero no alcanzó a postular al título que ansiaba. No obstante, su esfuerzo lo llevó a estacionarse al décimo lugar de la competencia.

En la fase grupal, Alemán fue emparejado con el Osnovna škola Tina Ujevića de Croacia y el New Taipei Municipal Ji-Sui Junior High School de China Taipéi. En su debut cayó ante las centroeuropeas por 2-0 (parciales de 12-25 y 21-25) y en su segundo duelo también sucumbió ante las asiáticas por igual marcador (25-8 y 25-7).

Habiendo quedado en el último lugar de su grupo, como consuelo quedaba definir las posiciones del noveno al duodécimo lugar, donde Alemán tuvo la oportunidad de entrar. Allí la escuadra nacional pudo demostrar su talento venciendo al Tartu Catholic Education Center de Estonia por 2-0 (25-12 y 25-14) asegurando así el décimo lugar planetario.
En la definición por el noveno lugar, cayó ante el Center for the Sports and Education (CSE Zwolle) de Países Bajos por 0-2 (21-25 y 18-25).

Las campeonas del certamen femenino fueron las representantes de la República Popular China, que vencieron en la final a las destacadas de China Taipéi, con las que las chilenas jugaron en primera ronda.