Con la esperanza a tope, entrenando intensamente. Así está Sebastián Urra, talentoso deportista del Liceo Rigoberto Fontt de Colina, que prepara no sólo su físico, también sus maletas para una gran experiencia en Europa.
En 2019, su capacidad le permitió clasificar al Mundial Escolar de Cross Country, donde espera hacer historia.

“Bueno, esta competencia es súper importante para mí, y me llena de orgullo poder representar a mi país en un mundial”, señala el deportista a DE.
El oriundo de Colina cronometró 20 minutos y 4 segundos en la clasificatoria que lo inscribió a este mundial. “Habían muy buenos competidores, la competencia es súper fuerte. Siempre confié en mis capacidades y demostré lo que había entrenado”, señaló.

Urra se encuentra durante estos días en una concentración deportiva en Constitución, pensando en los próximos desafíos.
“Mi próxima competencia será la competencia de Mediofondo y Fondo, en San Bernardo. Voy a correr los 3000m planos, y voy a ver si también corro los 1.500m planos, pero mi prioridad son los 3.000”.
Esta es la primera vez que se me da de competir en Europa. En 2017 fui a un sudamericano que se hizo en Cochabamba, Bolivia. En 2019 participé en los binacionales, que se hicieron en la ciudad de San Juan, en Argentina”.
Las metas son claras. “Me gustaría llegar entre los primeros 10 a nivel americano, esa es mi prioridad. Si se puede hacer algo más, se dejará en la competencia, hacer lo mejor posible”.
“Hablando con mi entrenador Felipe Cornejo, definimos que estaré en variadas competencias nacionales, y como primer objetivo es superarme a mi mismo, y llegar al podium en Chile”.
Ante todo, Sebastián admite que las carreras a campo traviesa pueden ser su hábitat. El cross country es una carrera súper ‘pesada’, exigente. A mí siempre se me han hecho más fácil las carreras largas, y sobre todo en terrenos difíciles; esas son mis especialidades”.

Sebastián Urra, junto a Lisette Ureta, viajarán a Europa para participar de este evento único. El torneo Mundial Escolar se disputará del 18 al 23 de Abril en la localidad de Strbske Pleso, en los Altos Tatras, Eslovaquia.