Por Leandro Carvajal / Raúl Meléndez


La efervescencia de las clasificatorias para el mundial de Catar 2022 parcialmente se diluye, en espera de las fechas de noviembre próximo. Tras la derrota ante Uruguay y el reciente empate ante Colombia, los hinchas se aferran a los pocos brillos de una selección que comenzó la eliminatoria opacamente. Una de esas luces la brinda el espigado defensor central de la selección Francisco Sierralta, defensa de 1,92 de estatura que sumó sus primeras congratulaciones vistiendo la camiseta de la selección chilena, gracias a su eficacia en la altura y férrea marcación ante históricos de las selecciones rivales.

Todos hablaban sobre este chico que vio sus inicios en el deporte en el Colegio Sagrados Corazones de Manquehue, pero no como futbolista, sino como atleta. Deportivo Escolar tomó contacto con uno de sus descubridores, cuando Sierralta era escolar. Eduardo Sotomayor, jefe del departamento de educación física de los “bicolores” nos habló sobre los inicios de “pancho” lejos del balompié, cerca de la pista y de los saltos.

Francisco llegó al atletismo desde preparatoria y fue campeón interescolar en vallas, salto largo y en las postas”. En conjunto con el departamento de educación física descubrimos a este chico, que es muy sencillo. Desde muy pequeño estaba enfocado en lo que hacía”, señala el entrenador manquehuino.

Sotomayor, que lleva más de 40 años ligado al deporte tanto en su colegio como en el Club Deportivo Universidad Católica, no se extrañó de las cualidades del seleccionado chileno. “Destacaba por su buen rechazo y velocidad. No me extraña que vaya bien, porque hacía los dos deportes y destacaba en los dos. Con esas condiciones sin duda que destacaría también en el fútbol”.

Su potencia en el salto largo en esos primeros años sin duda que le sirvió para mostrarlo en el fútbol, ya que, a juicio de Sotomayor, gracias a eso tiene un buen brinco, una de las bases que lo hace ser un excelente defensor central.

Me parece extraordinario que él esté en la selección. Es un orgullo para todo el colegio y como consejo le diría que, siga haciendo el camino que ha hecho. Trabajando con mucha dedicación y perseverancia, siendo siempre humilde y sencillo. Estoy seguro que llegará muy lejos”, adjuntó Eduardo Sotomayor. Tanto el como el colegio bicolor de Vitacura, no pueden sentirse más que orgullosos por su destacado valor.

RINDEN EN LA CANCHA / RINDIERON EN LAS AULAS
Algunos de estos jugadores tuvieron un excelente rendimiento académico en algunos establecimientos que tienen fama por su alta exigencia. Aún así, eligieron el fútbol como su profesión.

Diego Rosende (ex Verbo Divino de Santiago)
Felipe Seymour (ex San Ignacio El Bosque)
Francisco Sierralta (ex Sagrados Corazones Manquehue)
Nicolás Forttes (ex Saint George’s College)
Gabriel Mazuela (ex San Ignacio El Bosque)
Santiago Dittborn (ex Verbo Divino de Santiago)
José Luis Villanueva (ex Instituto Nacional)
Vicente Bernedo (ex Padre Hurtado de Las Condes)