Agustín Irarrázaval quedó al borde de la final de los 400 metros planos, en el inicio del atletismo de la Gimnasiada Escolar ISF en Marruecos #JuegosMundialesEscolares #ISFWSC2018. El atleta de Tabancura participó en la segunda serie de las semifinales, quedando en un interesante tercer lugar. Irarrázaval llegó a meta con un tiempo de 50.26 segundos, y en la tabla de tiempos quedó sólo 27 centésimas más abajo que el último clasificado, el marroquí Salahddine Boussaid.
El “pingüino”, además, superó a uno de los brasileños en competencia, Ryan De Souza (10°), siendo el segundo mejor tiempo entre los tres representantes del subcontinente que estuvieron en la pista de Marrakech.

La clasificación a la final de la prueba la lideró el chino Sheng Luo, con un tiempo final de 49.43 segundos.
El nacional terminó noveno entre 18 participantes, donde se cuentan atletas de África, Europa y América del Sur.

Por su parte, Tomás Rabat y Clemente Hevia no alcanzaron puestos de clasificación en las series eliminatorias de los 100 metros planos. Rabat partició en la segunda serie de la primera fase de la prueba, terminando séptimo con un tiempo de 11 segundos, 49 centésimas. Su compañero Hevia participó antes, en la primera serie, pero su auspiciante cuarta plaza, con un tiempo de 11.62 segundos, no fue suficiente para alcanzar mejores lugares.
En la clasificación por tiempos, Tomás fue mejor y se quedó en el puesto 19, mientras Hevia terminó ocupando el lugar 21 entre 30 participantes.
La fase clasificatoria fue liderada por el griego Iannis Granitsiotis, que lideró la cuarta serie con un tiempo final de 10 segundos, 49 centésimas.

En los saltos no varió la suerte de los chilenos en Marruecos. Jorge Fluxá terminó en el fondo de la clasificación a la siguiente etapa del salto largo. El chileno consiguió 4 metros 12 centímetros en su mejor intento válido, muy atrás de su más cercano oponente, el senegalés Tamsir Thiomgane (5,07 m). La mejor distancia fue la del taiwanés Hua-Yu Wen, que concretó un brinco de 7 metros, 45 centímetros para ser el mejor exponente de la prueba. El chileno superó, formalmente, sólo al marfileño Lukas Cik, que no se presentó a la prueba.

Domingo Agüero, por su parte, alcanzó un interesante undécimo lugar en el lanzamiento de jabalina. El chileno desperdició sus dos primeros intentos, y sólo en el último pudo acceder a marca medible. Con 52,83 metros se despidió de la ilusión entre los ocho mejores de la prueba, considerando que el último clasificado, el estonio Rasmus Roosleht, llegó a 57.05 metros con su implemento. La medalla dorada fue conquistada por el turco Metehan Acar, con 69.56 m.