Poco ha pasado desde que María Fernanda Pavez terminó su ciclo escolar en el Colegio Estela Segura. Dejó atrás importantes logros, que la levantaron como una de las destacadas del atletismo juvenil en Chile. Ella, junto con su hermana Estephany recorren nuevos caminos con un horizonte común, llegar a los Panamericanos 2023.

“En lo deportivo, con el tema de mis inicios, fue a los seis años, en el Club Atlético Puente Alto. Fui con mi hermana gemela, donde competíamos juntas. Justo en el momento en el que el Club tuvo que ser remodelado, nos cambiamos a entrenar al Estadio Nacional, donde me integré al Club Atlético Santiago. Desde ese momento hasta ahora sigo con mi entrenador Jorge Carrasco Aedo, que nos ha guiado en este lindo proceso”, nos cuenta María Fernanda, destacada de pista en los Binacionales 2017 y en los NB Finals.

“Mi objetivo es los Panamericanos 2023, con mi entrenador ese es mi norte, mi meta. Sabemos que con lo de la pandemia se ha retrasado todo, pero con mi entrenador lo hemos planificado para llegar y representar a Chile”, adjunta la deportista a DE.

Como era de presagiar, la cuarentena ha sido un obstáculo al cual sortear. “Ha sido bien difícil, con cosas que hemos tenido que hacer en casa, con entrenamientos progresivos para que pudiésemos avanzar. Ahora, se habilitaron las pistas en Puente Alto, algo que nos llena de alegría, pues necesitábamos entrenar. Extrañábamos demasiado esa sensación, esa adrenalina al poder entrenar”.

Tras sus recuerdos con Estela Segura, el camino académico está enfocado en nuevas metas. “La verdad es que yo estoy estudiando pedagogía en educación física, espero ayudar a mis compañeros a guiarlos a llegar a su objetivo. Yo quiero llegar a los juegos olímpicos, pero ser entrenadora también me motiva”. Complementa la atleta a Deportivo Escolar.